Participación en el pleno municipal con el escaño ciudadano

Para solicitar la redacción de una nueva ordenanza que facilite una convivencia armoniosa y no obligue a elegir entre su cumplimiento y el bienestar animal

Boas tardes a todas as persoas aquí presentes e ás que nos están vendo a través dunha pantalla.

Gracias por permitirme estar aquí para transmitir las preocupaciones ciudadanas respecto al mundo de la convivencia con perros.

Soy Mónica Cubeiro, probablemente me conozcan como directora de Somos Pet Friendly. Soy conviviente con canes y llevo años desarrollando proyectos para su integración de una manera moderada y armoniosa.

Permítame, Sra. Alcaldesa, que me dirija a usted como máxima responsable de la defensa y protección animal para ROGARLE

  • La redacción de una ordenanza que cuide el bienestar animal, que facilite su cumplimiento, se adapte a la legislación, a la realidad de las necesidades de las familias que convivimos con los más de 30.000 canes censados en la ciudad, que no obligue a elegir entre su cumplimiento y el bienestar animal y que facilite una convivencia armoniosa. Actualmente se está discriminando a personas usuarias de perros de asistencia.
  • Aclare la obligatoriedad de uso de contenedores orgánicos para depositar las bolsas con heces, ya que tienen limitado su uso a partir de las 20:00 o 22:00 horas. Además, la mayoría de los espacios turísticos y frecuentados con canes carecen de contenedores.
  • Ponga a funcionar las fuentes de la ciudad. Muchas no están operativas desde la pandemia y dificulta rellenar las botellas y, por tanto, limpiar los orines. Cuando se va con perro, la Ley impide el acceso a establecimientos para adquirir agua y también que esperen en la puerta. Nos obliga a elegir entre llevar agua para darles de beber o limpiar orines. Tiene mayor dificultad cuando vamos con canes de gran tamaño, pues se necesita más agua.
  • Comiencen ya las multas a quien no recoge las cacas de sus perros, ensucian la ciudad y la imagen de todos.

La mayoría de las personas convivientes con canes tratamos de compartir el mayor tiempo de calidad con ellos, hasta el punto de adaptar nuestro propio estilo de vida, nuestros momentos de ocio.

El sector privado no es ajeno a ello. En 2021, el sector mascotas fue incluido en el top de los negocios más rentables. España es el quinto mercado europeo, la tendencia es ascendente y Galicia ya es un referente con enorme potencial.

A Coruña se declaró ciudad pet friendly en marzo de 2020 precisamente para dinamizar el turismo y la economía en general.

Pero vivimos en una ciudad donde es más fácil ir en compañía canina a un centro comercial o un restaurante que disfrutar de un espacio natural.

La ausencia de espacios donde puedan disfrutar en libertad está siendo motivo de problemas de comportamiento que provocan dificultades en la convivencia y que finalmente pueden derivar en abandono.

¿A Coruña quiere ser realmente pet friendly? ¿Se va a contar con profesionales para ayudar a ello? Hay muchas ciudades que se están adaptando, marcando horarios.

A día de hoy en nuestra ciudad tan solo pueden disfrutar en libertad en las 5 áreas caninas existentes, que resultan peligrosas para sus usuarios, un parque de convivencia y una futura playa que es un paso adelante pero posiblemente no el más adecuado. Está muy distante de la ciudad. Si se va caminando supone una hora y media sin sombras, lo que puede ser un gran riesgo para la integridad física de los animales, ya que pueden sufrir un golpe de calor o dañarse las almohadillas.

En cuanto a las playas Bandera Azul ¿por qué Arteixo sí permite su uso por las noches y Coruña no? Los perros no contaminan. Hace solo dos semanas en una limpieza en el Orzán se recogieron más de 100 kg de basura en una hora. Todavía no estaba permitido el acceso de perros.

Las personas que vamos con los perros a las playas durante el invierno somos las que las cuidamos y avisamos cuando hay medusas, cuando hay animales muertos, cuando hay jeringas, cuando pasa cualquier cosa.

Nuestros canes sí están censados en la ciudad, queremos lo mejor para ellos, teniendo en cuenta los derechos de toda la ciudadanía.

Soy y somos conscientes de que esta normativa, ya aprobada hace solo unos días, entrará en vigor muy pronto.

Por ello RUEGO tomen medidas que nos ayuden a su cumplimiento. Queremos cumplir, queremos una convivencia cívica y armoniosa.

Si me lo permiten voy a compartir una reflexión de mi pequeña vecina Andrea: “Yo no voy a tirar la caca de Cuqui en el contenedor marrón porque hay personas que viven en la calle y buscan comida en los contenedores. No quiero que se encuentren en medio de su comida las cacas de mi perrita”

Muchas gracias

Moitas grazas