SOMOS PET FRIENDLY · A Coruña

Información práctica

Coche

Desde luego los coches no están diseñados para que los perros viajen en ellos. Son muchos los aspectos a tener en cuenta para cuidar su seguridad y la de los demás ocupantes del vehículo.

Echa un ojo a estas cifras, hablan por sí solas:

  • El 82% de las mascotas viajan en turismo. Perros y gatos, sin duda alguna, son los más viajeros. En el 60% de los vehículos sólo viaja un animal, en el 29% dos animales y en el 11% restante, tres o más.
  • En caso de accidente a 50 km./hora un animal multiplica por 35 su peso. Eso quiere decir que un perro de 20 kg golpearía el asiento delantero con una fuerza equivalente al peso de un objeto 600 kg.
  • Uno de cada cinco usuarios lleva a su mascota sin ningún sistema de protección.
  • En una encuesta realizada por RACE el 70% de los conductores propietarios de animales de compañía afirmaron desconocer la normativa que regula el transporte de mascotas.

¿Cómo debe viajar un perro en coche? Por supuesto, ¡nunca suelto!, debemos cuidar su seguridad y la de todos los ocupantes del vehículo.

«Artículo 18. El conductor del vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garantice su propia seguridad, la del resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos”.
Reglamento General de Circulación

Dependiendo su tamaño existen distintos elementos para cuidar su seguridad.

Transportín rígido situado en el suelo preferiblemente detrás del copiloto. Ideal para perros de pequeño tamaño. ¿Por qué en el suelo? Es donde va más seguro, asientos delantero y trasero lo protegen.

Si viajara en un transportín rígido convencional en el asiento sujeto con el cinturón de seguridad, en caso de un frenazo o colisión, el propio cinturón podría romper la parte superior del transportín y provocar que el perro saliera despedido.
Recientemente ha salido al mercado un transportín diseñado específicamente para viajar en los asientos traseros. Se trata de una patente española. Su promotor es un bombero especializado en el rescate de víctimas de accidentes de tráfico y su diseño sí ha superado las chash test. Se ha inspirado para su diseño en los sistemas de retención infantil.

A día de hoy no existen transportines homologados para viajar en coche. Si ves «homologado» en una etiqueta lo más probable es que se refiera a viajes en avión.

Arnés de doble anclaje le permite viajar en el asiento trasero. El largo del cinturón debe regularse de manera que le permita sentarse y recostarse pero nunca llegar al asiento delantero. ¿Por qué doble anclaje? Para ir sobre seguro. La hebilla puede desprenderse de los enganches del cinturón si el perro le pone la pata o el cuerpo encima, es posible que te ha pasado ya. También puede romper con la fuerza de un frenazo o colisión. ¡Importante! siempre sujetos por un arnés. Si va sujeto por el collar podría provocarle importantes lesiones en el cuello, columna, etc.
Ten en cuenta que, a día de hoy, no existen arneses ni cinturones homologados. De hecho, la mayoría de lo que te puedes encontrar en el mercado nunca pasaría las pruebas chash test. Las hebillas han de ser de calidad y el arnés seleccionado cuidadosamente para que no le cause daños en caso de impacto o frenazo. Existe un gran abanico de arneses en el mercado, según la utilidad que le vayas a dar has de buscar para cada ocasión el diseño más adecuado y seguro para tu perro.

Si viaja en el asiento trasero recuerda anclar los elevalunas para evitar que abra, cierre las ventanillas o saque la cabeza del vehículo durante el viaje. También es recomendable usar el seguro infantil para evitar que abra la puerta desde el interior. Mucho ojo también con los airbag, desde luego, no están diseñados para el peso ni tamaño de un perro.

Barreras y separadores, redes de material consistente, rejillas o rejas metálica divisorias ideal para vehículos familiares. Una rejilla colocada entre los pilares de la estructura del coche le permite moverse libremente sin molestar a los demás ocupantes del vehículo. Pero, en caso de colisión, esa libertad puede provocarle lesiones muy graves. Otro riesgo de esa libertad es que le permite salir rápidamente nada más abrir el portón, sin dar tiempo a ponerle su correa.

Transportín en el maletero siempre colocado en posición trasversal al sentido de la marcha. El transportín ha de ser adecuado a su tamaño, estar bien anclado al vehículo, es preciso cuidar su correcta ventilación, protección directa de la luz solar y demás bultos que puedan ir en el maletero.

Con una conducción tranquila ¡disfrutará de un viaje más que confortable!.