SOMOS PET FRIENDLY · A Coruña

Actualidad

¡Ojo con sus patitas!

Con la llegada del verano las patitas de nuestros perros requieren un cuidado especial y este año, si cabe, todavía más.

Es posible que estén más sensibles de lo habitual por la gran cantidad de productos químicos más allá de lo que estaban acostumbrados a pisar antes de la pandemia.

¿Qué debemos tener en cuenta?

  • El largo de sus uñas. Revisa que su largo sea el adecuado y que estén en perfecto estado para que le permitan caminar sin molestia alguna.
  • Espolón o uña del primer dedo. Muy importante controlar su largo para evitar daños. Al tratarse de una uña que no toca el suelo, no se desgasta y puede crecer demasiado.
  • Almohadillas. Es por donde los perros transpiran. Son muy sensibles y susceptibles de sufrir cortes, heridas y quemaduras. Por ello su cuidado es fundamental. Deben estar hidratadas, suaves y sin heridas. Existen cremas hidratantes específicas, tu veterinario podrá recomendarte la más adecuada.
  • Espacio entre las almohadillas. Es una zona en la que se producen lesiones con mucha frecuencia. Recuerda comprobar que no tenga molestias, rojeces, supuraciones o cuerpos extraños clavados.
  • Espacio entre los dedos. Es muy frecuente encontrar cuerpos extraños como espigas o bolitas, sobre todo si vais de paseo al campo.
  • Dorso: falta de pelo, heridas, rojeces, etc. puede ser síntoma de alergia u otras patologías.

Tener el pelo bien recortadito entre los dedos y las almohadillas ayudará a mantener su higiene y cuidado.

Después del aseo, procura secar suave y correctamente sus patas, entre dedos y almohadillas.

Además, ahora, con la llegada del verano, debemos tener especial cuidado con la temperatura del suelo por el que camina:

  • Procura paseos por la sombra.
  • Prioriza zonas verdes, siempre que sea posible, la arena caliente también puede producirles quemaduras.
  • Evita las horas de más calor.

Ponte en su lugar, imagina caminar con los pies descalzos sobre el asfalto…

¿Conoces la regla de los cinco segundos?

Consiste en poner el reverso de tu mano sobre el pavimento. Si no eres capaz de aguantar 5 segundos significa que el suelo está demasiado caliente también para sus patitas.

En recuerdo de…

  • Semper fidelis, mi Gordo
  • La pequeña Bora se fue sin avisar
  • Noël ¡gracias, gracias, gracias!

Mi vida con…

  • Alex y Babi tienen su horario de trabajo
  • En casa los peludos eligen su nombre
  • Gatiles, un cuento de Navidad
  • Laika, nuestra escapista profesional
  • Mucho más que “Magia”…