SOMOS PET FRIENDLY · A Coruña

Actualidad

¿Alarma social o realidad? Las denuncias que hay no son significativas

«Necesitamos pruebas e indicios para dedicarle tiempo y recursos. Escuchamos muchas quejas, pero no se traducen después en denuncias. Las que hay aún no son significativas», decía Ángel Merelas, inspector principal de la Policía Local de A Coruña y coordinador de la Patrulla Verde a La Voz de Galicia esta semana.

¿Qué harías si el ordenador de tu puesto de trabajo se estropea? ¿Decirlo en las redes sociales o informar a tu jefe o responsable del mantenimiento de equipos informáticos para que lo arreglen o sustituyan? Pues, aunque no tiene nada que ver, en realidad, es lo mismo. Se trata de poner fin a todo esto, de ser operativos. Si queremos tener resultados tenemos que actuar correctamente.

Nuestro compañero Dubai lleva dos semanas a tratamiento por envenenamiento con raticida. Esto sí es una realidad. Así lo dice el informe veterinario presentado ya al Ayuntamiento. En este caso concreto es imposible saber dónde, cuándo y cuánto raticida pudo tomar porque paseamos por distintos barrios de la ciudad. Lo único que sí sé seguro en que en casa no fue. Es posible que poco pueda ayudar porque pudo ser en cualquier lugar y el efecto retardado del raticida impide determinar la fecha, pero la denuncia está presentada. Es un caso real, un «caso más» de envenenamientos en A Coruña.

Tenemos constancia de la existencia de más afectados e incluso de algún fallecimiento. Perros que en este momento se encuentran ingresados o han tenido que ser atendidos de urgencia. Si no se denuncia no hay motivo para intervenir.

En las últimas semanas las redes sociales se están haciendo eco de alertas y casos de envenenamiento, alimento con alfileres o clavos y botellas con líquidos corrosivos. Todo ello muy peligroso para las personas y para nuestros animales. ¿Alarma social o realidad? De nosotros depende que se tomen las medidas adecuadas para responder a esta sencilla pregunta y que se dediquen el tiempo y los recursos necesarios.

¿Cómo actuar ante un caso de envenenamiento, alimento con alfileres, daños por líquidos corrosivos en botellas, etc.?

  • Ante los primeros síntomas, por supuesto, lo primero llamar al veterinario para recibir indicaciones mientras vas de camino a su consulta. Ten en cuenta que los síntomas pueden no ser inmediatos, como ocurre con el envenenamiento por raticidas.
  • Solicita que te entregue informe veterinario.
  • Presenta el informe veterinario por registro en el Ayuntamiento solicitando que faciliten copia a la Policía Local. Puedes hacerlo de manera presencial o telemática. Procura aportar toda la información adicional que puedas: posible lugar, día, hora, etc. Si paseáis siempre por la misma zona y en los mismos horarios es más fácil delimitar dónde pudo haber ocurrido.

¿Cómo actuar si ves algún cebo, botellas con líquidos corrosivos, fachadas/aceras espolvoreadas con azufre o personas que puedan estar poniéndolos?

  • Llama inmediatamente al 092, número de la Policía Local (no es necesario que preguntes por la Patrulla Verde) para que acudan al lugar, puedan recoger muestras y actuar en consecuencia.
  • Sigue sus indicaciones.
  • Si es posible, mientras esperas a que llegue la Policía, haz fotos y vídeos para facilitarles la mayor información posible.
  • A mayores, puedes presentar por registro en el Ayuntamiento las fotografías, describiendo la situación e indicando que solicitaste intervención policial.

Publicaciones en redes sociales

Las redes sociales ayudan a prevenir, alertar y dar apoyo o consuelo a quien está viviendo estas incomprensibles situaciones. De hecho, cuando acudí con Dubai al veterinario y preguntó mientras lo exploraba si podía haber ingerido raticida, gracias a las publicaciones en redes sociales, mi respuesta fue un inmediato y rotundo sí. Algo impensable en otra situación porque en casa no hay raticida.

Si compartes fotografías en internet denunciando alguna situación irregular, mejor que sean tuyas propias, en caso contrario asegúrate de su veracidad. Se están viralizando fotos «preparadas», de denuncias en otras ciudades o de años atrás que restan credibilidad total al mensaje.

Por el bienestar y la seguridad de todos… ¡denunciar es nuestra responsabilidad!. Los mensajes, comentarios, shares y likes en las redes sociales no son suficientes.